;
Señales tempranas de la atrofia muscular espinal (AME) tipo 2 y tipo 3

Derivar para el diagnóstico

Un niño con AME puede depender de su rápido reconocimiento de los signos de una AME potencial y de su derivación urgente a un centro neuromuscular especializado5,6

Una derivación rápida y directa permitirá:4,5

Un acceso temprano a atención especializada5

Un examen genético a tiempo6

Una rápida intervención médica para limitar la progresión de la enfermedad4,5

El logro de resultados óptimos con el tratamiento4,5

Supervisión clínica continua

Como médico, está en una posición única para estar alerta ante las señales y derivar de forma inmediata a un neuropediatra.4–6 A menos que existan antecedentes familiares, la sospecha de AME está motivada por las señales clínicas6

Preste atención a las señales de alerta de la AME3

Si sospecha que se trata de AME, actúe inmediatamente2

Derive urgentemente a un neuropediatra5,6

Hablar de las preocupaciones del desarrollo de un niño es siempre difícil y puede resultar estresante para padres y cuidadores.7,8 Su juicio clínico es vital, ya que el diagnóstico precoz en la AME es fundamental5,9

Una rápida derivación es vital para mejorar los resultados en la AME4,5,10

Referencias y notas a pie de página

Referencias
  • 1. Kolb SJ, Kissel JT. Neurol Clin. 2015;33(4):831-46.
  • 2. Prior TW, Leach ME, Finanger E. Spinal Muscular Atrophy. 24 de febrero de 2000 [Actualizado el 14 de noviembre de 2019]. En: Adam MP, Ardinger HH, Pagon RA, et al. editors. GeneReviews® [Internet]. Seattle (WA): Universidad de Washington, Seattle; 1993-2020.
  • 3. Wang CH, et al. J Child Neurol. 2007;22(8):1027-49.
  • 4. Qian Y, et al. BMC Neurology. 2015;15:217.
  • 5. Govoni A, et al. Mol Neurobiol. 2018;55(8):6307-18.
  • 6. Mercuri E, et al. Neuromuscul Disord. 2018;28(2):103-15.
  • 7. Lurio JG, et al. Am Fam Physician. 2015;91(1):38-44.
  • 8. Mammas IN, Spandidos DA. Exp Ther Med. 2018;15:3673-9.
  • 9. Glascock J, et al. J Neuromuscul Dis. 2018;5(2):145-58.
  • 10. Schorling DC, et al. J Neuromusc Dis. 2020;7:1-13.